SHERLOCK HOLMES

Uno de los personajes literarios que más me impactó en mi adolescencia fue Sherlock Holmes, el legendario detective «por cuenta propia» creado por Arthur Conan Doyle. Por supuesto, devoré todas las aventuras de Holmes (siempre contadas por el Dr Watson) que me cayeron en las manos. Luego lo reencontré en el cine (nunca olvidaré una versión de «El sabueso de los Baskerville» que vi en Pinar del Río, en el Milanés, en compañía de mi padre) y en las películas que exhibía la televisión. Más tarde, incluso, tuve el placer de disfrutar una versión cubana, también televisiva, de los cuentos de Conan Doyle, donde Reynaldo Miravalles encarnaba a Holmes y «Cholito» a Watson. «Estudio en escarlata» es una verdadera joya. Imprescindible, además, porque este es el primer relato en que aparece Holmes. Aquí Watson lo va descubriendo, en su genialidad y en su singular ignorancia, con sus manías, extravagancias, aficiones y vicios. Vale la pena releer «Estudio en escarlata». Un dato menos conocido: Conan Doyle se inició como espiritista y llegó a escribir una «Historia del espiritismo», muy completa y apasionante.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s