ROBERT LOUIS STEVENSON

Un escritor que me ha acompañado desde mi niñez y adolescencia, con su deslumbrante Isla del Tesoro y el simpático y terrible Long John Silver, hasta mi juventud y adultez, con sus Cuentos de los mares del Sur, el cuento estremecedor “El diablo embotellado” y la más maligna y deslumbrante fábula que se haya escrito: El extraño caso del doctor Jekyll y Mr. Hyde (1886). Bebía demasiado, como tantos escritores que dejaron una huella de misterio y de furia entre nosotros, y tuvo siempre muy mala salud. “He escrito con hemorragias, enfermo, entre estertores de tos, con la cabeza dando tumbos”, reveló en una carta dolorosa.