EDGAR ALLAN POE

Poe tuvo una vida corta y desdichada. Tenía cuarenta años cuando lo encontraron, borracho, febril, delirando, en una calle de Baltimore, y murió poco tiempo después. El dramaturgo Alfonso Sastre dedicaría una pieza memorable a las últimas horas de Poe. Su padre lo abandonó siendo muy niño, y luego la tuberculosis le arrebató a la madre. Después volvería a golpearlo al llevarse a su esposa. De esa o de alguna otra pérdida nacería el poema “El cuervo”, protagonizado por el ave siniestra que repite “Nunca más” como un martilleo alucinante, desgarrador. (Por cierto, Martí hará una traducción de este poema.)

Los cuentos de Poe nos regalan escenas de horror (“El enterramiento prematuro”, “Corazón acusador”, “El gato negro”), enigmas detectivescos (“Los crímenes de la Calle de Morgue”) o “paranormales” (“El extraño caso del Doctor Valdemar”, “Ligeia”, “La caída de la casa de Usher”). Llevó el relato corto al Olimpo de la literatura; aunque hay que leer sin falta su novela Las aventuras de Arthur Gordon Pym.  

Julio Cortázar tradujo todos sus cuentos, que se publicaron en Cuba en tres tomos de la colección Huracán. “El barril (o El tonel) de amontillado” es un cuento perfecto.  

Un comentario

  1. Escritor inteligentisimo, una manera de escribir increible. Una meticulosidad y detalles en sus relatos que resultan verdaderamente unicos. Si, murio asi, una vida «loca», poco convencional….los genios a veces son asi, no pueden separar su manera de ser, por eso son un poquito diferentes, para gratitud de todos los que no lo somos.

    Me gusta

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s